Stone Soup Consulting works with Zaragoza Activa, the public institution that leads La Colaboradora, in the internationalisation of its social innovation projects.  

Por: Pilar Balet

La Colaboradora, un proyecto de innovación social de Zaragoza Activa en el que 200 emprendedores se organizan alrededor de un banco del tiempo, es finalista a los Premios Eurocities 2016, una red de 130 ciudades europeas fundada en 1986 cuyos gobiernos representan a más de 130 millones de personas. 

“La Colaboradora es un espacio real de inteligencia colectiva donde una comunidad de más de doscientos miembros trabaja en proyectos empresariales, sociales y creativos y donde intercambian ideas, servicios y conocimiento a través de un banco del tiempo”. Estas fueron, más o menos, las palabras que utilizamos para presentar este proyecto a los Premios Eurocities 2016  a principios del mes de junio. Y parece que les gustó.

En ese mismo par de folios también escribimos sobre lo fácil y lo difícil que han sido estos tres años de trabajo, sobre los errores y los aciertos en la gestión de un proyecto público de estas características. Hablamos del dinero que cuesta, de la crisis económica, de su sostenibilidad, de las elecciones locales de 2015 y del riesgo de depender de los presupuestos públicos. Pero, sobre todo, hablamos de lo más importante: del por qué este proyecto público es necesario y de lo que hace que La Colaboradora despierte la curiosidad de todos los que se asoman a su puerta de cristal. Hablamos de la comunidad, de la gente que la conforma y de lo importante que son el contacto humano y la confianza para que un proyecto de innovación social e inteligencia colectiva, como lo llaman, despegue y empiece a volar. Y además, del reto de lograr que la gente que ya lleva años compartiendo su tiempo y conectando quiera quedarse.

Leer más